Skip to main content

Fuente: АrсhDаilу

Casa Nathos / Edouard Brunet + François Martens

Casa Nathos / Edouard Brunet + François Martens, © Maxime Vermeulen

© Maxime Vermeulen

Texto descriptivo proporcionado por los arquitectos. Ubicada en una zona residencial en las afueras de Bruselas, esta nueva casa fue diseñada para integrarse discretamente mientras afirma su carácter contemporáneo. Está parcialmente oculto tras la vegetación que se ha conservado y se caracteriza por una volumetría muy horizontal. Un volumen suspendido adorna la fachada frontal en la que solo un gran ventanal en la esquina crea una interacción entre el interior y la calle. Los grandes muros horizontales de piedra anclan la casa al terreno, aseguran la privacidad de la planta baja y permiten dar una secuencia a la entrada de la casa. También contrastan con la arquitectura más refinada y blanca del resto de la casa.

© Maxime Vermeulen© Maxime Vermeulen

Varios ejes visuales se revelan gradualmente. Escenifican los principales elementos arquitectónicos: el patio delantero visible desde la entrada, la escalera monumental que se descubre después, y el interior bañado de luz que se abre completamente al jardín. Estos ejes visuales se extienden hacia el exterior, especialmente el del primer piso que abre una hermosa perspectiva hacia una calle que lo enfrenta al frente.

© Maxime Vermeulen© Maxime Vermeulen

Estos ejes visuales y de circulación están presentes en todas partes. Dan una vista de la casa en toda su longitud. También acentúan la impresión de espacio y revelan la gran fluidez entre los espacios interiores. Estos se abren entre sí y la doble altura conecta las salas de estar de la planta baja con los espacios polivalentes de la planta primera. Estos espacios están bañados por la luz del sol porque se benefician de multitud de fuentes de luz, incluida una cenital sobre la escalera. La escalera es una de las obras maestras de esta casa. Sus formas curvas y flexibles visten y caracterizan el espacio.

Diagrama 1Diagrama 2Diagrama 3

Gracias a su forma de L, la casa se beneficia del sol durante todo el día y es muy luminosa. Por la tarde, el sol comienza a brillar a través de la fachada principal. Es entonces a través del patio que el sol entra para iluminar el interior mientras asegura la intimidad de los habitantes gracias a los grandes muros de piedra. Este patio constituye una suerte de jardín de proximidad en contraste con los grandes vanos que hacen del entorno arbolado un trasfondo de la vida cotidiana. De hecho, esta casa se caracteriza por ventanas muy grandes de piso a techo que ocupan casi la totalidad de las fachadas traseras en la planta baja. La ventana más grande mide 535 cm x 270 cm. Para evitar el sobrecalentamiento, estas ventanas están equipadas con filtros solares.

© Maxime Vermeulen© Maxime Vermeulen

Los detalles del acristalamiento estructural, desarrollados específicamente por los arquitectos para este proyecto, hacen desaparecer los marcos, ofreciendo una vista totalmente abierta y despejada desde el interior. Estos detalles únicos son técnicamente complejos y dan finura y elegancia a las fachadas. En la planta superior, las vistas y la luz se disocian de la ventilación. Así, las partes vidriadas son fijas y los marcos de apertura son opacos. Esto permite liberar las vistas al exterior de cualquier contingencia técnica.

© Maxime Vermeulen© Maxime Vermeulen

Los elementos portantes (paredes y suelos) fueron de madera maciza (CLT) y metal. Esto permitió limitar el peso de la construcción y así reducir los cimientos y las secciones de los postes metálicos. Se refuerza así la impresión de ligereza del conjunto. Los muros de madera maciza también son estructuralmente interesantes para crear el voladizo de la entrada y permitir restringir la huella de carbono de esta nueva construcción.

© Maxime Vermeulen
Fuente: АrсhDаilу

Leave a Reply